• Laura Cano

Caribeñxs: reconociendo la diversidad y luchando por los derechos

Por: Laura Cano

Periodista Pares


“Con heridas en su rostro, y con su cuerpo semidesnudo fue hallada Jael Amparo López Zabaleta, de 30 años, en la vereda La Parrila, por la vía que del casco urbano conduce al sector conocido como Los Pericos. El cadáver yacía a un costado de la carretera destapada, en medio del barro por la llovizna que había caído en la ciudad durante el alba de este domingo 23 de mayo”.


Estos eran los renglones de una de las primeras noticias de El Heraldo el pasado 24 de mayo, día en el que una mujer de Montería, Córdoba, fue víctima de lo que sería un feminicidio. El pasado 25 de noviembre, a través del medio La Razón, se conoció que, en este departamento, hasta esa fecha y desde enero de 2021, se habían cometido 20 posibles feminicidios, de estos solo seis fueron tipificados como tal. Adicional, hay que mencionar que según Medicina Legal, en Montería en lo corrido del año se ha presentado uno de estos casos.


¿Por qué hacemos referencia a Montería? Pues es en esta zona del país donde nació, en el 2018, Caribeñxs, una organización que se moviliza por la defensa de los derechos de las mujeres en su diversidad, donde no solamente las vulneraciones se dan a causa de la cultura machista, sino además en un contexto en el que persiste la violencia por parte de actores armados ilegales.


Desde Caribeñxs saben que la lucha por los derechos de las mujeres, aún más en el contexto como el de esta zona, implica su actuación desde distintos frentes. Por eso, las casi 20 mujeres que conforman esta organización trabajan a través de varios objetivos. Uno de ellos se da a través del Centro de Asistencia Integral, donde las mujeres que han sufrido algún tipo de violencia basada en género -VBG-, pueden acercarse para recibir acompañamiento. Además, también brindan apoyo para aquellas mujeres que desean realizar una interrupción voluntaria del embarazo -IVE- y requieren información y asesoría. Por otra parte, por medio de este Centro de Asistencia integral se han realizado talleres educativos sobre violencia de género y de prejuicios, así como de IVE.



A esto se suma que tienen andado el Catecismo Feminista, el cual trabajan junto con madres comunitarias, madres de hogar y mujeres líderes de las juntas de acción comunal, con el ánimo de caracterizar los discursos instaurados en cuatro barrios de la periferia de Montería y su relación con experiencias de ruptura del tejido social y familiar, donde principalmente se ven afectadas mujeres jóvenes y personas LGBTIQ+ de la ciudad. En este espacio “propiciamos diálogos intergeneracionales a través de temas como la diversidad sexual, aborto”, comenta Nelly Morales, co-fundadora y coordinadora de Caribeñxs.


Asimismo, a través de Caribeñxs, en algunos barrios de Montería se crearon grupos de reacción inmediata, los cuales están conformados por mujeres de los mismos barrios, quienes, en caso de identificar hechos de VBG, direccionan a la organización. Vale mencionar que estas mujeres que reciben los casos, también cuentan con una preparación por parte de Caribeñxs para el tratamiento de estos hechos.


Y es que, como se menciona desde la organización, “El objeto social de Caribeñxs está basado en defender los derechos de las mujeres de Montería y del departamento, además de ser una plataforma de aprendizaje y de ayuda para las mujeres cordobesas y monterianas”. Esto se ve reflejado no solo en los proyectos que están desarrollando actualmente, sino también en las acciones que han ejecutado desde su nacimiento, en donde, por ejemplo, resalta Reacción: Campaña de comunicación audiovisual; #YoDecidí; Memorias de mujeres disidentes sexuales y de género de Montería; y la Escuela de artes feministas.


Caribeñxs es una organización que parte de reconocer la problemática, la falta de atención estatal y, a partir de allí, crea acciones que no eximen de la responsabilidad a las instituciones, pero sí potencian sus saberes y aportan desde las mujeres y para las mujeres. En este caso de Montería, lo hacen para poder habitar espacios más seguros, promoviendo la divulgación de información y el acompañamiento.


Dado esto, otra ventana que encontró Caribeñxs para continuar con sus objetivos fue participar de la convocatoria del Observatorio para la Defensa de la Vida, ODEVIDA, en el cual se pretendía buscar iniciativas que crearan intervenciones que enviaran mensajes en el marco del 25 de noviembre, y esta fue una de las organizaciones seleccionadas.


Su propuesta consistió en “construir una instalación museográfica itinerante, cuyo recorrido total dure 25 minutos, que conste de tres estaciones que permitan narrar desde un paisaje sonoro, una historieta animada y una serie de retratos fotográficos de tres historias de mujeres (Mujer trans, mujer campesina y mujer indígena), cómo se expresa el continuum de violencia desde las comunidades o círculos familiares cercanos pasando por expresiones del conflicto armado y cómo en el marco a la implementación de los cinco años del Acuerdo de Paz y sus medidas para aplicar enfoque de género, ha permitido generar reflexiones importantes sobre las necesarias transformaciones estructurales en clave de género para conseguir una paz completa”.


Con esta idea sobre la mesa, y en el marco del Picnic Cuir, otro de los proyectos de Caribeñxs, se invitó a las mujeres que se entrevistarían para realizar las historias que harían parte del paisaje sonoro. Hay que señalar que estas mujeres además participaron del Picnic Cuie, el cual, como afirman desde la organización “invita a irrumpir desde las apuestas performativas y artísticas en la ciudad de Montería”.





Esta organización se convierte en otra apuesta, de tantas que hay en Colombia, que le apuestan a las acciones desde la sociedad civil por reducir las brechas de género, y además de llamar la atención sobre la realidad de las mujeres que en muchas ocasiones pretende ser invizibilizada.